Noticias

El II Congreso Internacional de Trabajo Social subraya la necesidad de transferir conocimientos e investigación entre la profesión y lo académico y de trabajar desde un enfoque interdisciplinar

El II CIFETS, celebrado en la Universidad de La Rioja con más de 600 participantes, ha servido para sentar las primeras gestiones con el objetivo de visibilizar el Trabajo Social en los códigos UNESCO

La Universidad de La Rioja ha acogido del 20 al 22 de abril el II Congreso Internacional de Trabajo Social (CIFETS) – XI Congreso de Facultades y Escuelas de Trabajo Social, que ha contado con más de 600 asistentes, y en el que se ha tratado el Trabajo Social desde la perspectiva de los Derechos Humanos, Innovación Social e Interdisciplinariedad.

Desde la organización han mostrado su satisfacción por un congreso donde han participado profesionales y académicos de todo el mundo y que “puede servir para el fortalecimiento de la disciplina y para dar respuestas desde un enfoque interdisciplinar”. En este sentido, Esther Raya, presidenta del Comité científico y organizador del CIFETS y directora de Estudios de Grado en Trabajo Social de la UR, ha señalado que “se ha puesto de manifiesto la necesidad de la suma, ver que los problemas sociales tienen diferentes naturalezas y es necesario intervenir para todas ellas”.

En el balance, Raya ha aprovechado para resumir algunos de los logros obtenidos en el II CIFETS: “Centrados en investigación, en este congreso se han más recibido más de 400 comunicaciones, se ha hecho un libro de resúmenes y un libro digital que recoge más de 200 comunicaciones. En breve saldrá de imprenta un libro de encuadre sobre las líneas temáticas del Congreso y además, está previsto publicar un libro con las sesiones plenarias y semiplenarias”. Además, se ha entregado el II Premio Tesis Doctoral en Trabajo Social, que ha recaído en Eveline Chagas (Departamento de Trabajo Social y Servicios Sociales de la Universidad de Barcelona). Por último, la presidenta del Comité organizador, también, ha querido destacar que “el Congreso ha servido para sentar las primeras gestiones para visibilizar el Trabajo Social en los códigos UNESCO en una reunión celebrada con la Directora General”.

Un reto: el traslado de lo compartido a la docencia
Por su parte, Vicenta Rodríguez Martín, presidenta de la Conferencia de Directores y Decanos de Trabajo Social, ha destacado que el Congreso se  cierra “con optimismo, con confianza y con orgullo de reconocernos en una disciplina cada vez más madura, en un grupo de profesionales alineados con hacer progresar y avanzar el Trabajo Social, con la condición de que disponemos de muchos conocimientos resultado de nuestras investigaciones y también de prácticas profesionales que ponen en valor lo que hacemos desde la academia y la intervención social”.

Rodríguez ha afirmado que se han reconocido espacios de intersección en el ámbito disciplinario académico para “aunar intereses y generar conocimientos que sean trasferidos a la realidad social. Conocimientos con capacidad de generar cambios sociales y respuestas eficaces y efectivas ante los problemas sociales y también promover procesos de empoderamiento para una ciudadanía emancipada”.

En este sentido, “nos vamos esperanzados con el convencimiento de que hemos aprendido y compartido muchos espacios de aprendizaje e intercambio cognoscitivo, relacional y afectivo. Con nuevas redes nacionales e internacionales, interuniversitarias e interdisciplinarias, que nos permitirán sin duda crecer”, ha resaltado Vicenta Rodríguez.

El Congreso también ha servido para reflexionar sobre “nuestras debilidades, que nos permitirán cuestionárnoslas de forma que podamos avanzar, innovar y generar nuevas respuestas a los nuevos y viejos problemas”.

Para Rodríguez, “lo aprendido, lo vivido y lo compartido” en este congreso “nos reta a su traslado a la docencia y a que tenga impacto en nuestras aulas, que la transversalidad en la enseñanza de los Derechos Humanos se haga además de enseñarse”. Ha insistido en la necesidad de generar conciencia crítica, de compromiso real y efectivo, “que reivindique su violación y haga propuestas políticas con fundamento científico”.

Asuntos que preocupan a la profesión
Ana Isabel Lima, presidenta del Consejo General del Trabajo Social, ha repasado asuntos abordados por el Congreso, calificados como “muy interesantes”, que preocupan a la profesión: el Trabajo Social y género; las ciudades inclusivas; los métodos de intervención; el arte y el Trabajo Social; Trabajo Social transfronterizo; Trabajo Social y la empresa; el emprendimiento; la RSC; la sexualidad y el Trabajo Social; la accesibilidad; la supervisión a los profesionales; la mediación; la infancia y las familias; el autoconocimiento como estrategia de innovación docente y muchas metodologías para la docencia; e incluso, alguna APP de intervención social.

Lima ha resaltado que “los Derechos Humanos, como hemos visto, son consustanciales al Trabajo Social. Es una profesión que sitúa a la persona en el centro de la intervención, pero también hemos observado cómo hay un cambio en el paradigma: un tránsito de responder a las necesidades sociales desde un concepto de ayuda, más bien asistencial y benéfico, a un enfoque de la justicia social y los derechos sociales”. Se insta a los profesionales a un abordaje crítico, mucho más activo, y “en ese camino estamos las organizaciones profesionales de Trabajo Social (36 colegios y 40.000 colegiados españoles)”, según Lima.

El CIFETS ha permitido compartir experiencias entre la profesión y lo académico y transferir conocimientos, prácticas e investigaciones, “que son claves para el fortalecimiento de nuestra disciplina y de la práctica profesional”. El congreso ha demostrado la necesaria transición entre la disciplina y la profesión, entre la teoría y la práctica. “La teoría nos debe servir a la práctica y debe ser sustentada con argumentos sólidos”, ha insistido Ana Isabel Lima.

Los desafíos planteados
Para terminar, Lima ha subrayado los desafíos planteados. En este sentido, ha destacado la necesidad de mejorar los recientes Grados e impulsar Posgrados y Doctorados, la sistematización de las prácticas profesionales, o la incorporación de la innovación en el ámbito docente y profesional.

También ha enumerado como desafíos “vincularnos a los movimientos sociales, la internacionalización, la interdisciplinariedad, la integración y la consolidación del Trabajo Social en ámbitos emergentes, disponer de herramientas para abordar las complejidades de nuestras realidades y visibilizar mucho más las investigaciones y transferirlas a la acción de Trabajo Social”.

Ha cerrado su intervención señalando que hoy más que nunca “tenemos muchos retos con la crisis humanitaria de los refugiados, pero también con otras cuestiones que nos pasan en España, como la vulneración de los Derechos Humanos con la aplicación de las medidas de austeridad en los sistemas de protección social”.

II Congreso Internacional de Trabajo Social

20, 21 y 22 de Abril de 2016