Noticias

Entrevista a Vicenta Rodríguez, presidenta de la Conferencia de Decanos y Directores de Trabajo Social

“Es un reto para el Trabajo Social configurarse como parte de la solución a los problemas del Estado del Bienestar Social”

Profesora de la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) y decana de la Facultad de Ciencias Sociales de Talavera de la Reina (Toledo), Vicenta Rodríguez ostenta desde junio del año pasado la presidencia de la Conferencia de Decanos y Directores de Trabajo Social, una institución a la que pertenecen todas las universidades españolas públicas y privadas que imparten la titulación de Trabajo Social.
En el próximo II Congreso Internacional de Trabajo Social, que se va a celebrar del 20 al 22 de abril en la Universidad de La Rioja, también se desarrollará el XI Congreso de Facultades y Escuelas de Trabajo Social. En estas semanas previas a dicho congreso, Vicenta Rodríguez reflexiona sobre lo que mejor conoce: el Trabajo Social en sus distintas vertientes.

Como presidenta de la Conferencia de Directores y Decanos/as de Trabajo Social, ¿con qué expectativas afronta el próximo II Congreso Internacional de Trabajo Social y XI Congreso de Facultades y Escuelas de Trabajo Social?
Las expectativas son altas y positivas: permitirá consolidar y avanzar en los logros conseguidos en los anteriores congresos celebrados. Además, es un espacio de convergencia y confluencia de las diferentes vertientes del Trabajo Social y de los agentes implicados en un contexto de transdisciplinariedad e internacionalización. No tengo duda de que será exitoso en cuanto a número de personas inscritas, perfiles de participación, organizaciones e instituciones participantes, presencia internacional y propuestas de innovación, calidad, transferencia y compromiso social en materia de docencia, investigación e intervención, que nos permitirá reflexionar sobre los desafíos del Trabajo Social en el contexto universitario español. Todo ello con un programa muy bien articulado, con calidad de ponentes, diversidad de metodologías y que vertebra los intereses de la profesión, de la disciplina y de sus actores y receptores.

- ¿Qué puede aportar este II CIFETS al Trabajo Social en España tanto en el área docente, como profesional e investigadora?
Sin duda, la generación y fortalecimiento de redes docentes e investigadoras interdisciplinares, interuniversitarias e internacionales. Es un escenario de visibilidad para los trabajos que se están llevando a cabo en las diferentes universidades que pueden servir de referencias innovadoras a otras instituciones académicas, profesionales, políticas y sociales. Es un espacio para reflexionar sobre nuestras prácticas profesionales, la calidad docente, la dirección de la investigación, los contenidos disciplinares, etc., que nos permitirán marcar líneas estratégicas de trabajo que faciliten el avance disciplinar y profesional del Trabajo Social. La transdisciplinariedad permitirá un enriquecimiento en los conocimientos y en los abordajes para dar respuestas a los problemas globales de una sociedad global.

- Derechos Humanos e Innovación Social son las claves sobre las que versará el congreso, ¿qué hay de ello en la práctica del Trabajo Social?, ¿y en la parte académica?
El fundamento que sustantiva el Trabajo Social tanto desde su vertiente disciplinar como profesional es el compromiso con los derechos humanos y la justicia social, siendo uno de sus objetivos promover el cambio social. Intenta, para ello, encontrar respuestas a los problemas y conflictos humanos así como promover el empoderamiento de las personas y sociedades mediante la interacción y la relación con su entorno (FITS, 2014). Desde este compromiso, es ineludible la inclusión del estudio de los Derechos Humanos en los planes de estudios conducentes a la titulación de graduado y posgrado en Trabajo Social.
Y en cuanto a la innovación social, las respuestas a los problemas y necesidades sociales, requieren de nuevas formas de satisfacción, por un lado, y por otro, están emergiendo nuevas necesidades y problemas globales que requieren respuestas innovadoras con capacidad de solventarlas. También se requiere generar cambios de comportamientos para hacer frente a los retos de las sociedades complejas, globales y multiculturales, empoderando a la ciudadanía y articulando nuevos modelos de relaciones sociales y de colaboración, y esa es la esencia del Trabajo Social.

-¿A qué retos o desafíos se enfrenta el Trabajo Social en los próximos años?
En el ámbito universitario nos enfrentamos a la posible reforma universitaria que nos volvería a la formación de los y las profesionales en tres años. Supondría un claro retroceso en la formación y en la adquisición de competencias profesionales. Bien es cierto que se podría articular la continuidad a través de máster, en sus diferentes combinaciones de 3+1+1, o 3+2, y en sus vertientes investigadoras y profesionalizantes, no obstante reivindicamos la necesaria continuidad de formación en cuatro años.
En el ámbito profesional, la crisis global (política, financiera, económica y social) y las políticas de austeridad han generado escenarios de mayor vulnerabilidad, recortes de derechos, de servicios y recursos y también disminución en contratación de profesionales del Trabajo Social. Es un reto para el Trabajo Social configurarse como parte de la solución a los problemas del Estado del Bienestar Social. Por ello, desde una óptica proactiva, hemos de comprometernos con el cambio y bienestar social, incidir en los cambios en las políticas sociales y promover el cumplimiento y garantía de los derechos sociales de la ciudadanía. Y hemos de lograrlo impulsando la generación de conocimiento, la investigación, la innovación y la transferencia de resultados de nuestras prácticas profesionales e investigadoras. Haciendo aportaciones de modelos de comprensión, de intervención, de políticas, de metodologías y de buenas prácticas que nos permitan constituirnos como parte imprescindible, legítima y legitimada, de respuesta ante los problemas sociales.

 - Como buena conocedora del ámbito académico, en su opinión, ¿en qué debería ahondar más la docencia de Trabajo Social de cara a su aplicación en la práctica profesional?
La disciplina de Trabajo Social siempre ha estado encaminada a su aplicación práctica, por ello el proceso formativo de trabajadoras y trabajadores sociales ha privilegiado tanto la formación teórica como la práctica en instituciones, vinculándose ambas en los espacios de supervisión. Y estableciéndose de este modo la interconexión entre el mundo profesional y el universitario. Este vínculo ha de ser fortalecido mediante la investigación, la innovación y la transferencia de resultados. Es decir, se ha de incidir en la idea de que el Trabajo Social como disciplina orientada a la intervención, ha de fomentar la investigación para dar respuestas a los problemas y también para mejorar la intervención práctica, de forma que puedan generarse nuevas formas de respuestas y nuevos conocimientos que puedan ser transferidos y de este modo contribuir a la mejora de la sociedad y también al avance disciplinar.

- La investigación sobre Trabajo Social es uno de los ejes con más posibilidades de crecer en el plano universitario, ¿cómo se encuentra en estos momentos?, ¿en qué líneas se está investigando más y sobre qué temas le gustaría que se investigara también?
La madurez de una disciplina se mide a partir de su producción investigadora, y si bien la investigación no ha recibido un gran impulso a lo largo de nuestra historia puesto que nos hemos centrado más en la intervención. En estos momentos estamos en condiciones de poder hacer avanzar a la disciplina mediante la investigación desde, en y para el Trabajo Social, porque disponemos de estudios de máster y doctorado en Trabajo Social que suponen nuestra legitimidad y reconocimiento dentro del ámbito universitario. En este sentido destaca la importante aportación de tesis en Trabajo Social, siendo prueba de ello las más de 20 tesis doctorales y que se han presentado al II Premio Internacional de Tesis de Trabajo Social, dentro del marco del congreso y los y las trabajadoras sociales han participado en la dirección o en elaboración de las mismas.
Reseñables también son los numerosos proyectos liderados por el profesorado, los centros/institutos de investigación promovidos por profesorado del área así como el incremento en número y calidad de las revistas científicas vinculadas al TS.
En cuanto a los contenidos y líneas de investigación, son diversos, tales como: cambios y conflictos en las familias (en los roles, relaciones, afectos, etc.), en el papel social de las mujeres, retos ante los nuevos fenómenos migratorios, ante los problemas derivados de los cambios del mercado laboral y de la mayor longevidad, ante la crisis del estado de bienestar, de las políticas sociales y de los servicios sociales o la atención a nuevos grupos vulnerables, entre otros. Siendo el resultado de la investigación una guía de conocimiento avanzado que permite dotar de conocimientos y de metodologías de análisis e intervención a profesionales e investigadores/as de nuestra área y también a otras áreas de conocimiento, para que puedan dar respuestas a los desafíos que nuestra sociedad moderna, multicultural y compleja demanda.

- Si siempre ha sido necesaria la labor del trabajador social, en tiempos de crisis su tarea se ha visto más demandada y con menos medios, ¿cree que los trabajadores sociales están pudiendo atender a las necesidades y tratar de ponerles remedio?, ¿cree que es una profesión valorada?
Nos encontramos ante una importante divergencia, por un lado los problemas sociales están creciendo y por otro, la disponibilidad de servicios facilitados por las políticas públicas tanto cuantitativamente hablando como de efectividad en la resolución de problemas, está disminuyendo. Ese es el territorio donde se mueven actualmente los y las profesionales en la intervención profesional. Y no hay duda de que desde el TS se está dando respuestas a las personas y sus necesidades, pero conlleva un sobreesfuerzo y desgaste personal y profesional importante, a la vez que un cuestionamiento de la identidad profesional. No es recomendable nunca, pero aún menos en época de crisis, la involución a modelos asistencialistas en la intervención del Trabajo Social, por ello, lejos de adoptar una mirada pasiva, el colectivo de profesionales se ha caracterizado por su proactividad, por demandar cambios en las políticas y por reivindicar activa y comprometidamente, la garantía de los derechos sociales de las personas, a través de las movilizaciones, por ejemplo.
Y en cuanto a su valoración social, es una profesión reconocida por la ciudadanía, somos un referente para las personas en situaciones de necesidad, y,  hemos de seguir trabajando para fortalecer nuestro papel en el diseño y cambio de políticas sociales.

- Si tuviera que definir el Trabajo Social en una frase, ¿cómo lo definiría?
Promueve el cambio social, el respeto de los derechos humanos y el empoderamiento de la ciudadanía para la garantía de los derechos sociales de todos y todas.

II Congreso Internacional de Trabajo Social

20, 21 y 22 de Abril de 2016